Inicio » Panorama: Entre $80 y 500 por mes se cotizan los alquileres en Maracaibo

Panorama: Entre $80 y 500 por mes se cotizan los alquileres en Maracaibo

Ariana Márquez buscaba rentar un apartamento tipo estudio en Maracaibo donde  residir  mientras culmina su carrera universitaria. Vive en Machiques y pese a la escasez de efectivo y la crítica situación del transporte, se vio limitada a hacer los  viajes diarios. Aunque las ofertas no paraban de llegar todas tenían el mismo requisito: el pago era en divisas.

La primera opción contemplaba un  apartamento en Gallo Verde, totalmente amoblado, en el que estaban incluidos los servicios de internet y televisión por cable. La oferta concluyó con un precio: 80 dólares por mes y debía dejar dos meses de depósito, en efectivo.

Al conocer la noticia, buscó otras opciones. Consultó a un asesor inmobiliario de una reconocida empresa de bienes raíces. El vendedor le presentó varias alternativas. Entre más ofrecía, más lejana se veía la estudiante universitaria de ocupar los espacios que superaban los cien dólares.

“Me dijeron que entre $ 150 y 200 cuesta el alquiler de  apartamentos  sencillos, en zonas como 5 de Julio, las avenidas Universidad, Delicias y Bella Vista. Con el primer monto  se consiguen espacios pequeños, mientras que, a partir de 200 dólares, se consiguen aquellos con mayor comodidades”, le explicó la estudiante universitaria.

El bolívar cada vez  es menos referente, dejó de ser el cambio común. La estudiante tuvo que cambiarse el “chip”: transformó su  presupuesto.  Lo ajustó a la tasa con que informalmente se compra y vende el dólar, moneda usada como  medio antiinflacionario en el país.

Una agente inmobiliaria, que prefirió mantenerse en anonimato, dijo que en los contratos de  arrendamiento la suma del alquiler se expresa en bolívares, con una  tasa que no se rige por algún canon fijo, cada quien valoriza, a su juicio, el precio de sus dólares.

“Los contratos por lo general se hacen por seis meses. El monto de la renta se acuerda con el cliente, aparece en bolívares en el papel pero es un monto calculado a como esté el cambio en ese momento”, aseguró la trabajadora de bienes inmuebles, quien confesó que la modalidad de cobro inició   hace dos años, y se multiplicó en la actualidad.

Resaltó que para alquilar, es indispensable que la persona tenga nombre jurídico, sobre todo en caso de tener niños, para evitar los efectos de la ley de arrendamiento  que blinda de beneficios a grupos familiares con menores de edad a la hora de desalojos. Reconoció,  que, por contrario que se piense, estos casos son los  más comunes a pesar de la ilegalidad que se comete al disfrazar la identidad natural del arrendado.

En la zona oeste de Maracaibo se pueden conseguir alquileres más económicos. De 80 a 150 dólares pueden pedir por un apartamento o una casa ubicada en La Victoria o en Las Tunas.

Mientras que en la zona norte, los costos se elevan a $ 300 y llegan hasta los  500 dólares mensuales. Urbanizaciones y villas como Lago Mar Beach, Oasis Country y Lago Country se ubican como unas de las más costosas.

Si se busca una casa en la zona sur, en el municipio San Francisco, los precios bajan considerablemente. En La Coromoto, por ejemplo, una casa con dos habitaciones, dos baños, cocina y comedor, se perfila en $ 100 por  mes.

De igual modo, cuartos en residencias se cotizan en moneda extranjera. Andrea Sandoval no pudo creer lo que le pidieron por ocupar un cuarto en una casa situada en Cumbres de Maracaibo. “La dueña de la casa me dijo que eran 200 dólares por mes, y que había que dejar un depósito”, contó la joven estudiante de Diseño Gráfico.

Por otra parte, hay arrendadores que alquilan sus hogares —totalmente amoblados— como medio para obtener ingresos  durante su estadía fuera del país. “Muchos se van de viaje, mudan sus pertenencias en otros sitios, en casa de familiares o amigos, pero dejan los muebles y arrendan la casa o el apartamento por los meses que se van. El pago no es problema para ellos porque la agencia les hace  transferencias”, apuntó un ejecutivo de bienes raíces.

Aún así, lo contemplado en la ley de Arrendamiento Inmobiliario dista mucho de esta realidad. Aunque ambas partes hayan acordado la cancelación del arrendamiento en divisas, el reglamento fija que se sancionará con 400 Unidades Tributarias (UT) al arrendador que le exija al inquilino que cancele en otra moneda que no sea la nacional.

Al respecto, el presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela, Carlos González, opinó que la utilización de divisas como instrumento de pago está limitada por la Ley de Regularización y Control de los Arrendamientos  de Viviendas, donde no se autoriza su uso.

Pero dijo que “existe en el país un estricto control cambiario que también influye en la posibilidad legal de utilizar ese medio de pago”, apuntó.

Criticó que en la Ley haya una regulación que limite los cánones a cifras “insólitas” y esto, “aunado al fenómeno inflacionario, ha provocado que la situación real del mercado inmobiliario se imponga sobre los designios de una ley inaplicable por ineficaz, entonces algunos propietarios utilizan la divisa como  marco referencial”, sentenció.

Fuente: Panorama, 28/5/2018