Inicio » Hacen falta 100 mil casas en Lara

Hacen falta 100 mil casas en Lara

José D. Sequera | LA PRENSA.- La sentencia de la gobernadora Carmen Meléndez de “acabar con todos los ranchos en Lara”, como lo dijo en su memoria y cuenta de los primeros 100 días de gestión no está fácil de cumplir pues existen, al menos, 100 mil de viviendas precarias.

Esto supone un aumento desmesurado del 500 por ciento, porque según Choigmey Lau Gutiérrez, expresidenta de la Cámara Inmobiliaria y actual asesora del gremio, hace cinco años había un déficit de por lo menos 20 mil viviendas dignas en el estado crepuscular y la especialista insiste que actualmente “no hay proyectos nuevos inmobiliarios por parte del gobierno” y que lo máximo que pueden hacer por ahora es “construir casas en donde estén los ranchos” y sin embargo, acota, esto se dificulta por la escasez y el encarecimiento de materia prima.

Lo expresado por Lau, lo confirma Pedro Peña, presidente del Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción en Lara (Suticel), quien asegura que 32 proyectos de la Gran Misión Vivienda Venezuela se paralizaron hace dos años cuando apenas iban en movimiento de tierra.

“Los últimos apartamentos que entregaron fue el Complejo Che Guevara en Cabudare, por eso no sé como ella (Carmen Meléndez) dice que va a construir viviendas nuevas empezando con que las dos principales cementeras del país están prácticamente paralizadas, una de ellas la de aquí en Barquisimeto”, criticó.

Para comprobar las cifras manejadas, el equipo reporteril de La Prensa hizo un recorrido por siete terrenos ranchificados en Barquisimeto y Cabudare; allí se pudo constatar que quienes viven allí han escuchado la misma promesa desde hace años.

‘Tenemos casi 10 años escuchando por todo tipo de gobierno que nos darán vivienda, nos pondrán sistema de cloacas y alumbrado público, pero nada de eso nos ha llegado. Lo que nos toca es arreglárnosla en lo que nuestro dinero alcance‘, dice Leydimar Arrieche, habitante del sector Brisas de Jirahara, terreno de unos 300 metros cuadrados que está casi a orillas de la avenida Ribereña.

Y así como ellos: sin los servicios básicos esenciales y dignos se encuentran la mayoría de terrenos ranchificados en el estado. Algunos más organizados que otros; como en “Esperanza de Lara”, ubicada en la Zona Industrial I, donde ellos mismos cortaron el monte y se propusieron a tener parcelas del mismo tamaño (8,5 metros por 10 metros).

Y aunque se piense que los ranchos puedan estar construidos con láminas de metal, ahora la modalidad es hacerlos con madera o plástico porque es más económico, tal como ocurre en la comunidad “La 48”, en pleno centro y en 7 de Octubre, en Cabudare.

Fuente: La Prensa, 4 de marzo de 2018.