Inicio » ¿Cómo afecta a las inversiones inmobiliarias en Miami el cambio climático?

¿Cómo afecta a las inversiones inmobiliarias en Miami el cambio climático?

Para comunidades costeras que van desde Florida hasta Texas, la temporada de huracanes de este año puede ser solo un adelanto de lo que vendrá. Los científicos anuncian que huracanes y precipitaciones de mayor importancia son eventos probables. Por si fuera poco, el derretimiento de los casquetes polares causa la elevación del nivel del mar, lo cual amenaza con producir inundaciones en sectores costeros como ciertas áreas de Miami.

No obstante, en el Sur de la Florida estas predicciones no han generado una disminución del entusiasmo de los promotores inmobiliarios.  Si uno pasea por Miami, es posible ver altos torres de lujo que se elevan hacia el cielo y que muchas grúas trabajan en edificios en construcción.

El mercado sigue activo y “caliente”. En el centro urbano de Miami, existen 20.000 unidades de condominio en distintas fases de culminación.

En este escenario de crecimiento inmobiliario, los clientes preguntan acerca de precios de las propiedades, impuestos, tarifas de mantenimiento y condiciones del mercado, pero pocos interrogan acerca de los riesgos asociados al crecimiento del nivel del mar en Miami.

Inmuebles en Miami y cambio climático

 

En Florida y alrededor del mundo, los niveles del mar han aumentado desde la era de hielo. Científicos han dicho que con el cambio climático, ese crecimiento se ha acelerado. Un modelo utilizado por los gobiernos locales de Florida estima que en el estado se podría apreciar un incremento del nivel del mar de hasta dos pies para 2060.

Pero los inversionistas, aseguran expertos inmobiliarios, no piensan en cómo se verá Miami en 40 años desde ahora. Muchas buscan, básicamente, invertir su dinero, esperar un aumento de los precios y luego vender para obtener una ganancia y avanzar a la siguiente inversión.

Para la mayoría de los habitantes del Sur de la Florida, el nivel del agua es difícil de ignorar. En Miami, el nivel promedio de elevación es de seis pies y medio por encima del nivel normal. Algunos vecinos ahora ven calles anegadas con relativa frecuencia, cada vez que una marea alta coincide luna llena. Y esto sin tomar en consideración eventos impredecibles como huracanes o tormentas.

Durante el huracán Irma, el agua llegó hasta el distrito financiero Brickell, el vecindario en el corazón de la ciudad donde surgió el boom de la construcción. Pero la Jefe de la Oficina de Resiliencia de Miami, oficial Jane Gilbert, asegura que debido a las fuertes construcciones de la ciudad y los códigos de seguridad de los edificios, cuando las tormentas pasan, pocos daños han quedado.

Invertir en inmuebles en Miami con seguridad

 

“Lo más impresionante de Brickell es lo rápido en que se hizo el desagüe y cómo la gente regresó a sus negocios”, expresó Jane Gilbert. “Dos días después caminé por Brickell y pude haber disfrutado de un café en un negocio en la calle”, añadió.

Como otros gobiernos del sur de Florida, la ciudad de Miami avanza hacia la protección de sus vecindarios frente a los recurrentes eventos de inundación. Tomás Regalado acaba de completar dos períodos como el alcalde de Miami. Uno de sus actos finales como burgomaestre fue obtener la aprobación de referéndum sobre una inversión de $200 millones para preservación ante inundaciones.

“Necesitamos más bombas”, afirma Regalado. “Requerimos una mejor estructura en la pared marina. Lo que vimos con Irma podría pasar de nuevo. Y si ocurre, el daño podría elevarse a millones de millones”.

La ciudad de Miami está retomando un plan maestro para desarrollar un sistema de resiliencia que dure, al menos, hasta 2060.

Mientras más personas toman consciencia de la importancia de este tema, algo ha empezado a cambiar en Miami. Gilbert asegura que ha escuchado a amigos y conocidos conversar acerca de la elevación del terreno en el que viven como uno de los factores para decidir acerca de su futuro.

En el sur de la Florida, ningún lugar es más vulnerable a inundaciones que Miami Beach. La ciudad ha gastado millones de dólares para mejorar su infraestructura -elevando caminos e instalando bombas para manejar mejor el agua durante una tormenta-. Algunos desarrolladores inmobiliarios han tomado el mismo consejo.

A pesar de las predicciones de un futuro húmedo, Michael Stern es uno de los muchos desarrolladores que apuestan plenamente por Miami. Él cree que con su proyecto, Monad Terrace, una torre de 15 pisos, está esciendo un nuevo paradigma de resiliencia en construcción.

“¿Ves todos estos camiones que están ahí? Estamos inyectando concreto en el suelo, reemplazamos la tierra con concreto”, afirmó.

Una de las razones por las que Florida es tan susceptible al crecimiento del mar tiene que ver con la geología. El suelo de Florida está formado de piedras porosas que permiten que se acumule agua cada vez que el océano sube. Ahora, en Miami Beach, los desarrolladores utilizan una técnica llamada mezcla de suelo para crear sótanos y bases más resistentes e impermeables.

Ante las condiciones complicadas que podrían venir a futuro, en Miami los promotores inmobiliarios, las familias y las autoridades están ocupándose para diseñar planes que hagan que invertir y vivir en Miami sea más seguro todavía.

Fuente: Century 21 Asesores Internacionales, 5 de diciembre de 2017.