Twitter Facebook

//Temas de interés

Cómo estar preparados para una fiscalización del Seniat

Fecha: 10-09-2010

Fuente: Prensa CIV

Curso%20seniat%20expositor%203

La Cámara Inmobiliaria Metropolitana conjuntamente con la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas, La Cámara de Caracas, y la empresa Divulgación Tributaria, realizó el Taller “Qué hacer ante una fiscalización del Seniat”, con el propósito de informar a sus afiliados y a las personas interesadas en el tema sobre sus deberes ante la administración tributaria, y las sanciones que ocasionan las faltas, o el desconocimiento de las leyes en materia impositiva.

El profesional Luis Daniel Silva Acosta, Licenciado en Contaduría Pública, Consultor y Asesor de empresas nacionales y extranjeras por más de diez años en el área de Contabilidad de Impuestos, fue el encargado de exponer paso a paso las etapas que se desarrollan a lo largo de la fiscalización. Recomendó orden en la contabilidad de  ingresos y egresos, la mayor trasparencia en el movimiento de las actividades de empresas y personas naturales, mantenerse actualizados en el ordenamiento legal que incide en la materia tributaria, y contar con los servicios de un especialista en contabilidad de impuestos.

Definió el concepto de fiscalización como el conjunto de operaciones instrumentales destinadas a recolectar datos pertinentes al cumplimiento de los deberes y las obligaciones tributarias. Se trata de una actividad administrativa que tiene como sentido técnico-jurídico la atribución de una potestad de comprobación, búsqueda de hechos y datos que ignora la Administración, que permitan a la autoridad establecer la corrección o inexactitud de lo aportado u ocultado por los contribuyentes.

En su exposición definió las etapas de una fiscalización, destacando que la notificación es la primera fase, en donde se delimitan los elementos a fiscalizar, tales como el período (años a revisar) y el área tributaria. Asimismo, esta instancia brinda la oportunidad de contar con seguridad jurídica al conocer las actuaciones administrativas que se imputan, lo que genera la capacidad para la defensa desde el inicio de la fiscalización. Es importante verificar por vía telefónica la competencia del funcionario designado, para descartar que se trate de un falso fiscal que tenga como objetivos la extorsión o hurto de información de la empresa, señaló Silva Acosta.

Una vez delimitada el área y plazos de la fiscalización, se procede a la entrega de la documentación básica que requiere un comercio. Entre los requisitos se encuentran: la contabilidad de la empresa, los libros de compras y de ventas (la ausencia de los mismos es la única falta que podría ocasionar el cierre del establecimiento), libros de accionistas, de actas de asambleas y junta directiva, exhibición de declaración definitiva de rentas del año anterior en el lugar más visible del domicilio fiscal y exposición del domicilio fiscal actual del contribuyente en el RIF de la empresa.

Según Luis Daniel Silva, existen diversas opiniones por parte de los fiscales en cuanto cómo deben estar organizados los libros de compra y venta. Para evitar cierres por esta causa, recomienda crear un modelo para ser “consultado” por el Seniat; de esta manera, la institución tiene un plazo menor a 30 días para conceder una cita y plantear los cambios pertinentes. De no concretarse la cita, se entiende que la institución no cuenta con ninguna objeción a los libros presentados, por lo que ningún fiscal podría contrariar la decisión del ente.

Una vez realizada la revisión de la documentación, el fiscal puede optar por emitir un acta de reparo donde se plantean las fallas encontradas en la fiscalización y donde el contribuyente deberá plantearse si asumir su error (con la penalización pertinente) o presentar las pruebas que demuestren su legalidad. En el primero de los casos se contaría con un plazo de 15 días desde la notificación del acta y se deberán cancelar las diferencias tributarias, una multa de 10% (calculable a partir de las unidades tributarias) y los intereses moratorios, de conformidad a lo establecido en los Artículos 183 al 186 del Código Orgánico Tributario.

De lo contrario, se podría acudir a un plazo de 40 días desde la notificación para defenderse contra el acta y presentar toda la documentación pertinente o faltante para justificar la legalidad del pago tributario; de lograrse cumplir con los requisitos, se acudiría a un lapso probatorio de dichas pruebas. Sin embargo, estas no son las únicas salidas, debido a que de presentarse una diferencia en la interpretación de la Ley, se llevaría el caso hasta los tribunales con posibles penalizaciones en promedio de 112,5% en caso de que el contribuyente perdiera.

Comentó que en las Obligaciones Fiscales del Empresario ante el Seniat la ampliación de las penas y la severidad de las sanciones contra delitos de evasión fiscal, fue uno de los requisitos exigidos en la Disposición Transitoria Quinta de la Constitución de la República, desarrollado en la reforma del Código Orgánico Tributario, según los cuatro tipos de ilícitos previstos en su actual artículo 80: 1. Ilícitos formales, 2. Ilícitos relativos a las especies fiscales y grabadas, 3. Ilícitos materiales, y 4. Ilícitos sancionados con penas restrictivas de libertad, que oscilan entre 2 a 4 años de prisión.