Twitter Facebook

//Temas de interés

Ahora vamos a tener un "corralito" financiero

Con la reforma de la Ley de Ilícitos Cambiarios, la prohibición impuesta tanto a la banca como a las casas de bolsa de vender dólares y el control absoluto de esa moneda por parte del Banco Central de Venezuela, ahora vamos a tener un "corralito" financiero, advierte el Dr. Aníbal Peña Javit, economista y profesor universitario.

Una vez que entre en vigencia esa ley, no se podrán cambiar bolívares en dólares, observa. Las consecuencias del "corralito" ya lo vivieron los argentinos cuando tuvieron una crisis económica jamás antes vista. Las medidas que se están tomando no conducen a resolver el problema del dólar paralelo. -¿Por qué se forma ese tipo de mercado?-Este fenómeno se produce en cualquier país del mundo cuando el Estado no suministra las divisas que se le solicitan. En consecuencia, el empresario tiene que irse lógicamente al mercado innombrable por este gobierno para poder realizar las importaciones. De no obtener los dólares en ese mercado paralelo no podrá importar y, en consecuencia, habrá más escasez. Presagia el Dr. Peña Javit que la escasez se agravará porque si el Banco Central tiene en su poder las divisas, la entrega será menor y, por tanto, se importará menos. Lo más crítico es que cuando se importan productos como la carne, se están fortaleciendo los puestos de trabajo en el país que los exporta, mientras en el nuestro aumenta el desempleo.

Reconversión inútil

Peña Javit sostiene que esta situación es consecuencia de medidas que se han venido tomando con anterioridad por el Ejecutivo Nacional.

Acerca del particular se remonta a la decisión tomada el primero de enero del 2008 con la reconversión monetaria, cuyo fin era disminuir el proceso inflacionario, expuso. Se favorecía al sistema contable porque se le estaban eliminando tres ceros a la moneda.

Si se piensa desde ese año hasta el presente, la reconversión no tuvo ningún efecto ni solucionó ningún problema, por cuanto en este momento tenemos una inflación acumulada del 30, 6 anual.

Quiere decir que sólo se hizo un gasto de 400 millones de dólares para, supuestamente, tratar de bajar el proceso inflacionario, lo cual no fue logrado.

Al mismo tiempo, el control de precios también ha sido un fracaso, añade. Los precios han experimentando un incremento y, por supuesto, contribuyen a elevar la inflación.

Además, a esos dos hechos hay que tomar en cuenta el funcionamiento de Cadivi, ya que cuando no entrega los dólares en forma oportuna obliga a los empresarios, que deben realizar importaciones, dirigirse al dólar innombrable; es decir, al mercado paralelo, para obtener las divisas, las cuales, como es del conocimiento público, son más caras que el dólar oficial.

Como es lógico, el costo de la mercancía importada con ese tipo de divisa se va a reflejar en quien, al final, paga los platos rotos: el consumidor.

El proceso inflacionario, en dos palabras, seguirá incrementándose.

DEVALUACIÓN

El proceso inflacionario se profundizó más desde el momento en que se hizo la devaluación, declaró. En ese momento, nosotros, los que tenemos conocimientos de esta materia, por prensa, radio y televisión dijimos que esa decisión oficial iba a ser problemática porque no se iba a frenar la inflación.

Incluso, el gobierno alegó que la devaluación se hacía para buscar el desarrollo de la nación; pero, tal modo de justificar lo injustificable lo combatimos y lo explicamos por EL IMPULSO, en una entrevista que se me hizo, indicando que la medida estaba siendo tomada nada más por motivos políticos y no económicos.

Era una decisión política porque se devaluaba la moneda para que el Estado tuviera mayores ingresos y, naturalmente, contar con mayor disponibilidad para hacer el gasto público antes de que se realizara el proceso eleccionario.

Dólares en juego

Al mismo tiempo que se produce ese incremento del circulante por esa vía, están los dólares de Cadivi.

Acerca del particular hay que recordar que después de la segunda modificación de la Ley del Banco Central de Venezuela, se autorizó a PDVSA que no entregara todos los dólares a la mencionada institución.

Esa parte que no va a parar al BCV es trasladada directamente a Fonden.

Originalmente los dólares entregados a Fonden eran para hacerle frente a gastos de inversión, en especial a educación y salud, ahora son utilizados para gastos públicos.

Si el Fonden funciona con dólares, se pregunta el Dr. Peña Javit, ¿Cómo hace el Estado para utilizar bolívares en el gasto público que vienen del mencionado fondo?

Hay la preocupación de que el Estado esté cambiando dólares en el mercado paralelo. De ser así, se estaría propiciando que el circulante se incremente y, por lógica, crezca mucho más el proceso inflacionario. 

¿Por qué no se ha podido bajar el precio del dólar en el mercado paralelo?

-Porque las reservas internacionales están bajando, y cuando esto sucede, la cantidad que autoriza Cadivi no puede ser igual a la que autorizaba cuando había reservas internacionales suficientes. Para el primero de enero de este año se contaba con unas reservas de 45 mil millones de dólares.

Al ordenarse el traslado de excedentes de más de 30 mil millones a Fonden, y en estos momentos existe unos 27 mil millones de reservas.

Si éstas disminuyen, Cadivi no puede entregar la cantidad que daba antes y el BCV no puede suministrar tampoco los dólares como pasaba anteriormente.

Con la modificación hecha a la ley del BCV, si los ingresos de PDVSA son de un mil millones, destina 550 al Banco Central, cantidad con la cual no puede hacerle frente a lo que tiene que ver con las importaciones y al servicio de la deuda externa : amortizaciones e intereses.

Como el Banco Central no tiene recursos confronta problemas, además está haciendo, porque se lo ordenaron, la subasta de bonos.

Con tal fin estaba subastando 50 millones de bolívares y ya lleva subastado 500 millones de dólares, pero no ha logrado que el mercado permuta baje.

Así se gasten todas las reservas internacionales, ese dólar permuta no va a bajar, afirma. Esa no es la vía.

-Entonces, ¿cuál es la salida?

- Sólo cuando se genere confianza, por lógica, vendrán inversiones, se recuperará el aparato productivo y por ahí vamos a buscar la forma de combatir la inflación.

http://www.elimpulso.com/pages/vernoticia.aspx?id=102141
Fecha: 13-05-2010
Fuente: El Impulso