Twitter Facebook

//Temas de interés

Suspensión de desalojos acelera anarquía en mercado de alquileres

Fecha: 18-01-2011

Fuente: Correo del Caroni

El presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela, Aquiles Martini Pietri, señaló que no tiene sentido sustentar la decisión en la emergencia generada por las lluvias.

Dirigentes del sector inmobiliario consideran que la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de suspender temporalmente los desalojos de inmuebles, aunque exista sentencia definitiva, contribuirá a desaparecer el mercado de alquileres del país, deprimido desde el 2002.

La Comisión Judicial del Tribunal Supremo de Justicia, mediante un oficio suscrito por la presidenta del máximo juzgado del país, magistrada Luisa Estella Morales, instruyó a todas las juezas y jueces del país, con mayor énfasis en los jueces ejecutores de medidas, “sobre la limitación temporal de toda práctica de medida judicial de carácter ejecutivo o cautelar que recaiga sobre inmuebles destinados a vivienda familiar o de habitación”.

De acuerdo con un comunicado de prensa del TSJ, la restricción temporal “abarca a todas las medidas ejecutivas cuya práctica material comporte la pérdida de la posesión o tenencia de un inmueble destinado a vivienda o habitación, aun existiendo sentencia definitiva”.

El presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela, Aquiles Martini Pietri, manifestó que esta medida afectará al sector inmobiliario, pues al haber prohibición de desalojo los propietarios optarán por no alquilar. “En el presente se genera una gran anarquía contractual porque no importa si cumplo o no los pagos o las cláusulas de un contrato, porque no voy a ser desalojado”.

En entrevista telefónica con Correo del Caroní, Martini señaló que “lo más grave de esta correspondencia es que la presidenta del TSJ dice a los jueces que no cumplan con la ley aunque exista una sentencia definitiva y esto genera una interferencia total en la justicia venezolana y un problema pues va contra dos parámetros de la Constitución, el derecho a la vivienda y el derecho de propiedad privada”.

El mercado de alquileres viene en total retroceso desde 2002, indicó el presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela, quien atribuyó el decrecimiento a la ausencia de políticas de viviendas en el país. “Además, hay congelación de los precios de alquileres que hace que esto se haga más inviable”.

En la actualidad, sostuvo, ejecutar un desalojo es sumamente difícil. Con la nueva restricción, considera que los propietarios de inmuebles quedan totalmente desprotegidos, pues no hay ninguna fórmula para hacer uso del artículo 115 de la Constitución que establece la garantía del derecho de propiedad.

El dirigente gremial insistió en el llamado al diálogo realizado por la Cámara Inmobiliaria de Venezuela. “Si no nos sentamos con el Gobierno, la banca, los promotores inmobiliarios y no se hace un plan viable a futuro para desarrollar las casas que se necesitan, el problema persistirá (…) El presidente habla de diálogo y entendimiento, entonces vamos a oírnos todas las partes”.

La medida del TSJ se sustenta en la declaratoria de emergencia nacional, tras las lluvias registradas en el territorio nacional. Martini asegura que la medida carece de sentido.

Bienvenido el desorden A juicio de la presidenta de la Cámara Inmobiliaria del estado Bolívar, Aurelys Farfán, la suspensión de los desalojos puede desatar “una anarquía o incumplimiento de pago, incluso, personas inescrupulosas pudieran buscar viviendas sin necesitarlas para luego quedarse con ellas”.

La dirigente sostuvo que con esta medida el alquiler desaparecerá por temor de los propietarios, pues no se podrá aplicar ningún instrumento jurídico, “ni siquiera el Código de Procedimiento Civil”.

Farfán añadió que los abogados podrán introducir las demandas de desalojo ante los tribunales competentes. El instrumento seguirá su curso y podría llegar al tribunal ejecutor, pero “la decisión final no podrá ejecutarse y estas medidas sólo perjudicarán al débil jurídico”.

¿Cuándo puede demandarse el desalojo?

El artículo 34 de la Ley de Arrendamiento Inmobiliario (1999) señala que sólo podrá demandarse el desalojo de un inmueble arrendado bajo contrato verbal o por escrito a tiempo indeterminado, cuando la acción se fundamente en cualquiera de las siguientes causales:

a) Que el arrendatario haya dejado de pagar el canon de arrendamiento correspondiente a dos mensualidades consecutivas.

b) En la necesidad que tenga el propietario de ocupar el inmueble, o alguno de sus parientes consanguíneos dentro del segundo grado, o el hijo adoptivo.

c) Que el inmueble vaya a ser objeto de demolición o de reparaciones que ameriten la desocupación.

d) En el hecho de que el arrendatario haya destinado el inmueble a usos deshonestos, indebidos o en contravención a la conformidad de uso concedida por las autoridades municipales.

e) Que el arrendatario haya ocasionado al inmueble deterioros mayores que los provenientes del uso normal del inmueble, o efectuado reformas no autorizadas por el arrendador.

Aunque se presente alguna de estas situaciones, no podrá ejecutarse el desalojo.