Twitter Facebook

//Temas de interés

Dictan curso de Formación Integral avalado por la USB

Promueven claridad en negocio inmobiliario

Corredor facilita transparencia a vendedores y compradores

Caracas. 155 horas de formación en temas vinculados con la planificación urbana, elementos constructivos y economía, así como una serie de actividades prácticas guiadas, es el contenido del Curso de Formación Integral del Profesional Inmobiliario impulsado por la Cámara Inmobiliaria de Venezuela, cuya nueva edición comenzó este martes y culminará el 23 de febrero de 2010, gracias a un convenio con la Universidad Simón Bolívar (USB).

Según explica Francisco Neri, presidente de la Cámara Inmobiliaria, esta iniciativa es un paso más en el compromiso que tiene la institución de profesionalizar a los corredores inmobiliarios, responsables finales de la transacción más importante de muchas de las familias del país: la adquisición de viviendas.

 Neri también adelanta que para "estimular a los egresados en la búsqueda de la excelencia", la USB también estudia la posibilidad de diseñar un programa de diplomado y una especialización en gerencia inmobiliaria dirigido a los corredores egresados del Curso de Formación Integral.

Nacimiento y certificación.

Neri recordó algunos de los módulos que ofrece el curso, tales como el de Herramientas de Cálculo, así como los vinculados a los temas de las matemáticas financieras, estimación de valores y alternativas de financiamiento. De igual manera, el módulo de Gerencia y Venta forma a los aspirantes a corredores inmobiliarios en la persuasión y el impacto del marketing de sus productos, así como en el manejo de empresas inmobiliarias.

El tema legal no es descuidado por el curso, pues en él los expertos dan nociones de derecho privado venezolano con énfasis en la gestión inmobiliaria y en los regímenes de alquiler, propiedad horizontal y ética profesional. Este último tiene especial importancia para Neri, por creer que es imprescindible para que las transacciones sean satisfactorias tanto para el comprador como para el vendedor.

Las actividades de formación académica se complementan con visitas guiadas a desarrollos inmobiliarios en construcción y con la vinculación de los aspirantes a corredores en las redes inmobiliarias que les permiten desarrollar relaciones para llevar con éxito el negocio.

Pero la formación es solamente la primera parte del nacimiento de un corredor inmobiliario, cuya certificación, aclaró Neri, es potestad exclusiva de la Cámara. Una vez completado el curso, el aspirante sin experiencia previa recibe el título de agente inmobiliario, una figura que lo certifica como formado en el área. Solamente dos años después de ejercer bajo este cargo, de manera independiente o al amparo de alguna franquicia, modalidad altamente recomendada para quienes se inician en el oficio, la Comisión Nacional de Certificación de la Cámara lo acredita como corredor inmobiliario.

Pese a que parece un gran y quizá engorroso número de pasos, el presidente de la Cámara asegura que esta meticulosidad redunda en beneficios para el sector inmobiliario en su conjunto, tanto para vendedores como para compradores e inquilinos.

"Las ventajas de la formación integral y la posterior certificación tienen incidencia en la transparencia de los negocios inmobiliarios y en el servicio de calidad que ofrecemos a la sociedad", asegura Neri, reiterando la responsabilidad social que cumple la Cámara al ofrecer estos cursos que gestionan extenderlos al resto del país a través de las cámaras regionales.


PROFESIÓN CON FUTURO
La formación del corredor inmobiliario no sólo beneficia a quienes desean llevar a cabo una transacción que les produzca resultados esperados; es decir venta exitosa o hallazgo de la vivienda que siempre han querido. Las personas que entran en el negocio ganan mucho de este proceso de formación. Con los cursos y la profesionalización del corretaje inmobiliario, la Cámara Inmobiliaria de Venezuela ofrece una profesión con futuro cumpliendo con otra responsabilidad social: la lucha contra el desempleo.

Adicionalmente el organismo da otros beneficios a sus egresados, que ya llegan a 1.800 entre agentes y corredores: la afiliación gratuita a las cámaras regionales durante un año, con el fin de perpetuar y difundir las labores que realiza la CIV en cada uno de los estados del país.

 DAVID LUDOVIC JORGE